Te recomiendo...

No te pierdas mi curso gratuito para ser el padre o madre que quieres ser usando el método Creciendo con C

Ir al curso

La madre, la máxima expresión de la mujer creadora,

¿Qué existe en este mundo más potente y mágico que la creación de vida?

¿Qué maravilloso órgano tienen las madres dentro de su cuerpo que les permite ser un portal dimensional para traer nuevos seres a este mundo?

No existe maquina ni artefacto que se pueda igualar con la maravilla de crear vida, de alimentar vida dentro de tu propio ser.

Nada tan fascinante como traer esa vida al mundo.

Nada tan doloroso como encontrarte con tus propios miedos e inseguridades.

Nada tan increíble como alimentar con tu propio cuerpo, sabiendo que tu cría solo necesita tu líquido sagrado que emana de tus pechos, para seguir desarrollándose y creciendo.

Nada tan desalentador como las noches sin dormir.

Nada tan sublime como perderte en los ojos de tu mayor amor que es un pedazo de tu existencia.

Nada tan destructor como la sensación de no ser suficientemente buena, ni sabía, ni paciente, ni perfecta…

Nada tan satisfactorio como ver la vida recorrer sus cuerpecitos.

Nada tan profundo como el miedo de sentirte ya siempre fuera de tu cuerpo, con tu corazón viviendo en otros minúsculos corazones.

Nada tan pleno como ver sus cabellos bailando al viento de una tarde de primavera

Nada como descubrir que mis grandes maestros de vida son aquellos que han llegado a este mundo a través de mi cuerpo y de mi alma.

Maestros de vida que llenáis con vuestra energía todo mi entorno,

que os hacéis presente aunque no estéis cerca de mí,

que llenáis mi mundo de aprendizajes, de sonrisas, de llantos, de asombro, de miedo, de libertad, de desesperación, de carcajadas, de cosquillas, de mimos, de sueños, de desvelos…

que me sanáis cada día, porque en vosotros me veo a mí, veo mi infancia herida, mi niña rebelde , mi trauma infantil…

que me habéis devuelto la vida al descubrir en vuestras almas el  ansia de vida, de reír, de sentir, de explorar, de aprender, de sorprender…

Al perderme en vuestra crianza, reencontré mi camino hacia la vida.

Gracias Darío y Martina por hacerme Madre.

0 comentarios

Enviar un comentario